FigTree Header 10.14

Ads


 


Review all 2022 Benefit videos


To advertise in print or online
Click here
Share this article
Search The Fig Tree's stories of people who make a difference:

Andrew Holguin feeds hunger for knowledge in Hispanics, in region

Andrew Holquin tutoring

Andrew Holguin

Click here for SPANISH TRANSLATION

Andrew Holguin sees and responds to a hunger for knowledge among Hispanic and Native American people in Spokane, Othello, Wenatchee and Tri Cities.

Three years ago when he met Shirley Williams, dean of the Gonzaga School of Education, he turned his energies toward responding to Indian and Hispanic children who were falling through the cracks in the education system.

He estimates that there are 17,000 Hispanic people in Spokane—many who do not read even Spanish.

With an office on campus, he agreed to organize a tutoring program to develop literacy skills of children from grades three to 12. 

He has started a nonprofit called Inland Northwest Community Services, through which he invites others to join in this outreach.

This fall, students in Gonzaga’s engineering school will join, tutoring children in math.

The program began with seven education students and grew to 60 students as tutors by spring 2006.  Andrew recruits children and youth through churches, schools and word of mouth.  Last spring, 127 children were on a waiting list.

Once tutors and children were acquainted, students would check in and then find a place—in the library, an empty classroom, hallways or a computer lab—to sit down and work one-to-one.

Gonzaga students tutor from 10 to 11:30 a.m. Saturdays, plus need time to prepare for tutoring based on the child’s needs.

Afternoons he teaches Spanish,  which he learned growing up in a traditional Mexican-Tarahumara Indian family in Los Angeles.

Living in the same householdwith aunts, uncles and grandparents, he did not speak English until he was seven years old.  His family culture included food, indigenous religious stories, regular involvement in Catholic Mass and attending parochial school.

His mother worked as fuel buyer for Pan American Airways, making it possible for his family to travel the world.

Based in California, Andrew traveled and lived around the world during his career in global import-export business for major international companies and the Saudi Arabian government.

His travels also included the Navy Military Sea Transport Service during the Vietnam War and visiting Romania, East Bloc countries and Asia. 

Because his son was at the University of Idaho in Moscow 20 years ago, Andrew and his wife moved there, then to Sandpoint and Newport before settling in Spokane 17 years ago and starting a general contracting business.

Post-polio symptoms that came on 11 years ago gradually led him to set aside that business. 

Since then, Andrew has found a variety of ways to work with the Hispanic community in Spokane.

With Sr. Irene Knopes, SNJM, at St. Joseph’s Catholic Church in Spokane, he has helped bring Spokane Community College students to the parish to teach English as a second language (ESL).

He also brought 24 orphans from a Catholic Orphanage in Nicaragua to Spokane Valley United Methodist Church to perform and raise money for the orphanage.

“I was brought up to do as much as I can for as many people as I can,” he said.  “If we had difficulties living in another country, we would want to have help.

“Hispanics are giving people.  It’s not a ‘me-me-me’ culture, but an ‘us-us-us’ culture,” he said.

“Many people think people are helpless because they are poor.  They just need a hand to make the first step and then they have it in them to act on their own,” Andrew added, recognizing that prejudices may inhibit efforts to help.

So Andrew assists individuals—such as helping a Mexican man hurt in a fishing boat accident to access basic health care—and helps hospitals and clinics find translators to assure more effective diagnoses and treatment for Spanish-speaking people.  There is need for Russian-speaking translators, too, he said.

“English is the language of success,” he said.  “It’s not about immigrants not wanting to learn English, but realistically, it takes about 15 years for an immigrant to learn English and be successful.  After seven years, the amount of Spanish spoken in a house generally falls dramatically.”

“Because of language, some Hispanic women may fear leaving their houses and want to go back to Mexico, but their children consider this their home and do not want to go to Mexico,” he said.  “Their allegiance is to the United States, regardless of paperwork.”

At ESL classes in Moses Lake, Andrew talks with Hispanic students with 4.0 GPAs about going to college.  They did not think they could go, because they are not here legally and thought they could not get student loans.

“I have found funds to help some go to school, even helping one through Harvard Law School.  They are honor students.  Without the money to go to school, we lose brain power,” said Andrew, who did his college and graduate studies in business at the Pan American Management School in London.

In Othello, where 76 percent of students are Hispanic, the juvenile court administrator asked him to help Hispanic youth find alternatives to working in the fields. 

Near Othello, there are about six migrant camps with about 2,600 Hispanics—including “Little Mexico,” which has many Mexican Indians, who speak five Mestizo dialects.

“Conditions in Little Mexico are abysmal, with no running water or outhouses,” he said.  “Sometimes hunger is not just hunger for food, but also hunger for knowledge.”

So he seeks computer and electronic equipment donations for children and teaches them to use them to emerge from poverty.

“Many outdated computers are thrown away.  I could give them to children so they could learn skills,” he said.  “ I also seek books in Spanish to give to children so they can learn to read.”

Andrew brings Hispanic students to tour Gonzaga, so they might consider going to college.

He also helps people in the Yakama Nation and Wenatchee.

In contacts with people, he has learned about human trafficking in the region—people brought as sex slaves, girls brought illegally from Mexico to marry someone and then being forced into prostitution. If they tell, they will be deported and shamed.

“It’s not visible—because the women are sold out of houses—but it’s big.  A man invites men at a bar to come to his house,” Andrew said.  “Women are enslaved, threatened with being sent home where poverty is so extreme they couldn’t afford to live, even if they work two to three jobs.”

He understands illegal immigration as the draw of a plate of food sitting just over the threshold.

“People come here to feed their families.  Most Americans don’t understand, because they have never been as hungry.  Mexicans send back about $17 billion a year to Mexico,” said Andrew, who often visits relatives in Mexico.

Surveying the Logan neighborhood near Gonzaga University, he sees people in need and projects the university could help do.

From his survey, he has found that Hispanics’ major concern is accessing health care.  He thinks that should also be a concern of the Regional Health District.

“If someone has TB and goes around coughing, it affects many people,” he said.

So he met with the Regional Health District to find ways to spread information to the Hispanic community in Eastern Washington, not only on how to access basic health care to prevent spread of communicable diseases but also on what to do in case of a pandemic like bird flu or what Hispanic women need to know about breast and cervical cancer.

He is preparing a Spanish DVD for health districts on recommendations in a pandemic.  He is also distributing Spanish-language information to women.

For information, call 998-7752.

Andy Holguín alimenta el hambre por saber entre los hispanos

Andy Holguín ve y responde al hambre por saber entre los hispanos e indígenas nativos de Spokane, Othello, Wenatchee y Los Tri-Cities.

Cuando hace tres años conoció a Shirley Williams, directorade la escuela de educación de Gonzaga, empezó a enfocar sus esfuerzos en responder a los niños indígenas e hispanos quienes no han sido bien servidos por el sistema educativo.

Según sus cálculos, hay unas 17,000 personas hispanas en Spokane—muchos de ellos ni siquiera leen español.

Ubicado en una oficina en el campus de Gonzaga, aceptó organizar un programa de tutoría para mejorar el nivel de alfabetización de los niños entre el tercer y el doceavo grado.

El ha formado una organización sin fines de lucro llamada Servicio Comunitario del Noroeste, a través de la cual invita a otros a compartir con él este trabajo comunitario.

Este otoño, estudiantes de la escuela de ingeniería de Gonzaga ayudarán a los niños dándoles tutoría en matemáticas.

El programa empezó con siete estudiantes de educación.  Por la primavera de 2006 había crecido a 60 estudiantes trabajando de tutores.  Andy recluta a niños y jóvenes en las iglesias, escuelas y de boca en boca.  En la última primavera 127 niños estuvieron en lista de espera.

Una vez que los tutores y los niños se conocen, buscan un lugar—en la biblioteca, en un salón vació, o un laboratorio de computación—donde sentarse y trabajar de uno en uno.

Los estudiantes de Gonzaga dan tutoría de 10 a 11:30 AM los sábados, más el tiempo necesario para preparar la tutoría basada en las necesidades de cada niño.

Por las tardes Andy enseña español, idioma que aprendió en Los Ángeles dentro de en una familia tradicional de descendencia mexicana-tarahumara.

Viviendo en la misma casa con tías, tíos y abuelos, él no aprendió a hablar inglés hasta que tuvo siete años de edad.  La cultura de su familia incluía comida, cuentos religiosos de origen indígena, participación regular en la misa católica y asistiendo a una escuela parroquial.

Su mamá trabajó como comprador de combustible para la línea aérea Pan American, haciendo esto posible que su familia viajara por todo el mundo.

Teniendo como base California, Andy viajó y vivió a través del mundo durante su carrera en el negocio de importación y exportación para importantes compañías internacionales, además para el gobierno de Arabia Saudita.

Sus viajes también incluyeron el Servicio de Transporte Marítimo Militar de la Fuerza Naval de los EEUU durante la guerra contra Vietnam, visitando también Rumania, países del ex bloque soviético y Asia.

Debido a que su hijo estudiaba en la Universidad de Idaho en Moscow hace 20 años, Andy y su esposa se trasladaron para allá. Después se mudaron a Sandpoint y Newport antes de establecerse definitivamente en Spokane a finales de los años ochentas, iniciando su negocio de contratista general.

Los síntomas posteriores a la poliomielitis que adquirió hace once años le afectaron, obligándolo gradualmente a dejar el negocio.

Desde entonces, Andy ha encontrado una variedad de maneras de trabajar con la comunidad hispana en Spokane.

Con la ayuda de la hermana Irene Knopes, SNJM, de la Iglesia Católica San José de Spokane, ha estado ayudando a traer estudiantes del colegio comunitario de Spokane (SCC) a la parroquia para enseñar inglés como segundo idioma (ESL).

También trajo a 24 huérfanos de un orfanato en Nicaragua a la Iglesia Metodista Unida del Valle de Spokane para bailar y cantar con el fin de recaudar fondos para el orfanato.

 “Me criaron para ayudar a tanta gente como fuese posible”, dijo.  “Si nosotros tuviéramos dificultades viviendo en otro país, nosotros quisiéramos también que nos ayudaran”.

 “Los hispanos son gente generosa.  No es una cultura de ‘mi, mi, mi’, sino que una cultura de ‘nosotros, nosotros, nosotros’”, agregó.

 “Muchos piensan que solo porque son pobres la gente es incapaz de ayudarse por sí mismo.  Solamente necesitan que les den una mano para que den el primero paso, y desde entonces ellos lo harán por sí solos,” comentó Andy.  Añadió que reconoce que los prejuicios pueden inhibir los esfuerzos por ayudar.

Por esta razón Andy ayuda a los individuos, por ejemplo, ayudando a un mexicano lastimado en un accidente de pesca a obtener acceso a atención médica.  Le ayuda también a hospitales y clínicas a encontrar traductores para asegurar diagnósticos y tratamientos más efectivos para la comunidad habla hispana.  Hay también una demanda para traductores rusos, según Andy.

“El inglés es el idioma del éxito,” dijo Andy.  “No es que los inmigrantes no quieran aprender inglés.  Pero en realidad, a un inmigrante le lleva unos 15 años para aprenderlo y lograr el éxito. Después de unos siete años la cantidad de español que se habla en casa disminuye drásticamente.”

Por razones relacionados con el idioma, algunas mujeres latinas temen salir de sus casas  y quisieran regresar a México, pero sus hijos consideran a los Estados Unidos como su casa y no quieren regresar,” dijo. “Su lealtad es con los Estados Unidos, sin importar los documentos”.

En clases de ESL en Moses Lake, Andy habla con estudiantes hispanos que obtienen las mejores notas (4.0 GPA) acerca de asistir a la universidad.  Ellos dudan que puedan asistir porque no están aquí legalmente, y piensan que por eso no pueden obtener préstamos para sus estudios.

“He encontrado fondos para ayudar a algunos estudiantes a ir a la universidad, hasta ayudé a uno a graduarse de la escuela de leyes de Harvard.  Estos son estudiantes sobresalientes.  Sin dinero para seguir sus estudios, la comunidad pierde su capacidad intelectual,” dijo Andy, quien terminó sus estudios universitarios y realizó un postgrado en negocios en la escuela de gerencia Pan Americano en Londres.

En Othello, donde un 76 por ciento de los estudiantes son latinos, el administrador de la corte juvenil le pidió que le ayudara a los jóvenes latinos a encontrar alternativas con respecto a los tradicionales trabajos del campo.

Cerca a Othello hay alrededor de seis campamentos migrantes, con unos 2600 hispanos—incluyendo “Little México”— donde se encuentran muchos indígenas mexicanos, quienes hablan cinco dialectos mestizos.

 “Las condiciones de vida en ‘Little México’ son abismales, sin agua potable y baños sanitarios,” dijo.  “A veces el hambre no es solamente hambre de comer, sino que también hambre por saber”.

Y por esa razón Andy busca donaciones de computadoras y equipo electrónico para uso de los niños, enseñándoles a utilizarlos para que se levanten de la pobreza.

 “Se tiran muchas computadoras viejas.  Estas se les podría dar a los niños para que aprendan nuevas habilidades,” dijo. “También busco libros en español para regalárselos a los niños para que aprendan a leer.”

Andy trae estudiantes hispanos a Gonzaga para que conozcan la escuela y tal vez consideren estudiar en ella.

También ayuda a personas en Wenatchee y también de la nación indígena de los Yakama.

En sus contactos con la gente, Andy se ha enterado del tráfico de seres humanos que existe en la región—personas traídas como esclavas sexuales, muchachas traídas de manera ilegal de México para casarse, y después son obligadas a prostituirse.  Si las denuncian, serán deportadas y humilladas.

Esto no es algo visible, porque es un negocio operado desde de casas, pero es un negocio grande.  Un hombre en un bar invita a otros hombres a que lleguen a su casa,” dijo Andy.  “Las mujeres son esclavizadas y amenazadas con ser regresadas a México, donde la pobreza es tan extrema que no pueden sobrellevar el costo de la vida, aunque tengan dos o tres trabajos”.

Andy entiende que la inmigración ilegal funciona igual como la atracción de un plato de comida al otro lado del portón.

“La gente viene aquí para darle de comer a sus familias.  La mayoría de los estadounidenses no lo entiende porque nunca han sufrido de hambre.  Los Mexicanos envían unos $17 billones anuales a México,” dijo Andy, quien con frecuencia visita a sus parientes en México.

Observando la vecindad de Logan cerca a la Universidad de Gonzaga, se ve a gente necesitada y varios proyectos potenciales donde la Universidad podría ayudarles a ellos.

De sus investigaciones ha encontrado que la principal preocupación de los hispanos es tener acceso a atención médica. Piensa que debería de ser también una preocupación del Distrito Regional de Salud.

 “Si alguien padece de tuberculosis (TB) y va y viene tosiendo, es algo que afecta a muchas personas,” dijo Andy. 

Por ello, él se reúne con el Distrito Regional de Salud de Spokane con el fin de encontrar formas de difundir información a la comunidad hispana del este del estado de Washington, no solamente sobre como obtener cuidado de salud básica para prevenir los brotes de enfermedades transmisibles sino que también información sobre que hacer en caso de una pandemia como la gripe aviar (bird flu) e información sobre lo que una mujer debe de saber sobre el cáncer cervical y de pecho. 

El esta preparando un DVD en español para los distritos de salud con recomendaciones en caso de una pandemia.  También distribuye información en español dirigida a la mujer.

Para más información, llame al 998-7752.